viernes, 6 de noviembre de 2015

Monumento al Gral. Pedro José Méndez Ortiz
Ubicado en la Avenida Carrera Torres y Francisco I. Madero
Patrimonio Histórico-Artístico             Ficha SEDUMA: 003


El bizarro guerrillero y Gral. Pedro José Méndez nació el 22 de noviembre de 1836 en la Hacienda de San Agustín, Municipio de Hidalgo, Tamaulipas, sus padres fueron Pedro José Méndez y Agapita Ortiz, ambos tamaulipecos, rancheros y originarios de Santillana, hoy Abasolo. Estudió en Ciudad Victoria sus primeras letras y en Linares en educación secundaria, distinguiéndose por su dedicación. A los diecisiete años murió su padre. Siendo el hermano mayor el que tuvo que atender los intereses de la familia y hacerse cargo del rancho.


 Gral. Pedro José Méndez y Sra. María de Jesús Moncayo.

El 24 de febrero de 1864 el Gral. Pedro José Méndez Ortiz, contrajo matrimonio en esta capital con la distinguida Srita. María de Jesús Moncayo, originaria de San Luis Potosí, hija de Don Francisco Moncayo y Doña Luisa Lancedo, sobrina suya en tercer grado, el Juez de Registro Civil era Don Juan N. González Jiménez, los testigos de este enlace matrimonial fueron los señores Don Antonio Perales, Don
Joaquín Caballero, Don Juan Garza, Don Hipólito Sierra y Don Cipriano Guerra.



Gral. Pedro José Méndez.

Desde su juventud simpatizó con “La Reforma” de los liberales, uniéndose a las tropas del Gral. Juan José de la Garza Galván, iniciando su carrera militar en 1855, formando una guerrilla para combatir al Gobierno de Santa Ana. Peleó contra los conservadores en la guerra de los “Tres Años” y contra los franceses durante la intervención de ese imperio, alcanzando el grado de Teniente Coronel, posteriormente fue designado Comandante de las Fuerzas Republicanas en Tamaulipas. Luchó contra los franceses en Veracruz, Nuevo León y Tamaulipas.






Durante la primera ocupación de Tampico por los franceses, destacó en la ocupación de la plaza de 1862, por sus méritos fue nombrado Teniente Coronel. Entró en acción contra los franceses y en unión del Coronel Julián de la Cerda tomaron Ciudad Victoria, en 1864; poco después del combate, el Presidente Juárez le confirió personalmente el grado de Coronel; en 1865 ocupó Ciudad Victoria y Tula, extendiendo sus acciones a Veracruz y Nuevo León, siendo Comandante de las fuerzas republicanas en Tamaulipas.

El 23 de enero de 1866 el Gral. Méndez al frente de sus guerrillas, derrota a las tropas francesas, falleciendo poco después de su triunfo a causa de las heridas recibidas.


 Una batalla en Mante.

El 23 de 1866. Batalla de Tantoyuquita, Municipio de Mante. Originarios de Llera: el Gral. Francisco Vargas, Corl. Gabriel Arcos Arriola y Cap. Modesto Vargas, acompañan al Gral. Méndez, en su lucha contra la Invasión francesa. Al mando del Ejército Francés estaba el Jefe Jarquín. 23 de enero de 1866, 6:30 de la tarde. Arengó Méndez, a su tropa unida al Gral. Arcos Arriola y el Cap. Pianas, quienes murieron en el combate, resultando herido el Gral. Pedro José Méndez, al arrebatar a los enemigos un convoy valuado en $200,000.00, Pedro J. Méndez recibió un tiro en el pecho. "Me Han Muerto, No Desmayen" dijo a Pedro Mata y señalando a los franceses concluyó "Ahí Está El Camino".

El Gral. Francisco Vargas, ordena lo protejan, siguiendo él en la dura refriega, el jefe francés, Jarquín huye dejando a su gente que se defendía con valor, a las 9:00 de la noche el Gral. Francisco Vargas había ganado la lucha, inmediatamente acude al lugar donde se encontraba el Gral. Pedro J. Méndez quien acababa de fallecer, Méndez murió a la edad de 29 años, el Héroe de la Guerra de Intervención Francesa y “Benemérito del Estado”, también murieron en esta batalla el Corl. Gabriel Arcos Arriola y el Cap. Don Antonio Rodríguez.


 Monumento develado en su honor en el 17 Carrera Torres.

Después de un breve descanso, ordena que conduzcan el cadáver en un conmovedor peregrinaje que terminaría en la tierra bendita que lo vio nacer, al día siguiente, 24 de enero el Gral. Vargas después de incendiar la mercancía enemiga, alcanza al cortejo fúnebre en la hacienda “La Piedra”, ahí pernoctan, al otro día, 25 de enero, llegan a la “Hacienda Las Cruces”, donde las autoridades de Llera le rindieron homenaje, a la tercera jornada llegan a Victoria, el  26 de enero, siendo velado en el inmueble ubicado en la esquina suroeste  de las calles Morelos y Cristóbal Colón (9), propiedad de la sucesión de Don Toribio de la Torre y su esposa Sra. Isidora Martínez Zamora, representada por Don Martín Dosal;, sede del H. Congreso.



Al día siguiente 27 de enero llega a la Villa de Hidalgo, su pueblo le rinde homenaje y sus restos fueron depositados en una cripta en la Iglesia de San Antonio, reposaron ahí desde 1929,  Gral. Pedro José Méndez, “Bizarro Guerrillero Tamaulipeco, esclarecido General, estrella de primera magnitud en el cielo de nuestra patria y noble orgullo de Tamaulipas”. Ante la muerte del Gral. Méndez la vacante fue ocupada por el Gral. Juan José de la Garza y el Gral. Ascensión Gómez Mansilla se le reconoció como segundo en Jefe y Antonio Perales recibió el cargo de Jefe Político.



 Vista Frontal desde la Alameda en 1930

El 20 de febrero de 1868 el Congreso de Estado acuerda que, de los Fondos del Estado, sea pensionada la viuda del Gral. Pedro José Méndez, Doña María de Jesús Moncayo Viuda de Méndez con la cantidad de $50.00 mensuales. El 20 de marzo de 1890 el Congreso autoriza una pensión de $600.00 a la viuda.

El monumento en su honor fue develado el 23 de enero de 1922 por el Gobernador del Estado, Gral. César López de Lara y el Presidente Municipal, Don Juan Antonio Flores. En 1929  sus restos son exhumados con honores  de la parroquia de Santo Domingo, en Hidalgo, Tamaulipas y depositados en  el pedestal  en su memoria, en gratitud de la defensa de la Patria y el rescate de Cd. Victoria.


Réplica del monumento del Paseo de Reforma en México.

Es una réplica del que se encuentra en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, obra de bronce  del escultor Federico Homdedeu; El Gral. Méndez, de pié en actitud de lucha, empuña en  la mano derecha el sable; Con la izquierda indica  el Sur, hacia donde dirige a sus hombres a triunfar en la batalla; Está además compuesto por un pedestal de granito, de cuya base cuadrangular surgen columnas dóricas para sostener un friso con motivos militares de la Grecia Clásica; Daga, yelmo y  escudo realzados en bronce, como remate un cuerpo prismático rebajados, cuyos lados se deslizan para formar las cornisas y sobre el cual descansa la figura del héroe; En la banqueta está una replica el cañón de la histórica batalla, ya no se encuentran 4 pequeñas torretas que estaban entrelazadas con cadenas de hierro, pintadas de color de bronce.

En los 90´hubo intentos de remover su estatua.

En los años 90´ del siglo pasado, algunos sectores solicitaron a las autoridades locales que el monumento fuera removido a otro lugar, ya que representaba un serio obstáculo vehicular, en una arteria de gran movimiento vial; después de realizar las consultas, opiniones y considerandos, se determinó que no debería ser movilizado por respeto a sus restos que ahí se encontraran desde 1929, por lo que se concluyó el tema, ¡Seguirán en su lugar!



Primer Centenario de su muerte en 1966.

El 1° de febrero de 1999, el Gobernador Lic. Manuel Cavazos Lerma inaugura “La Rotonda de Tamaulipecos Ilustres”, sus restos fueron ultrajados, vejados y menospreciados por las autoridades estatales, al trasladarlos sin el más mínimo respeto, ni honores póstumos a dicha Rotonda, en donde seguramente descansarán en paz. En esta misma fecha ingresan los restos del Gral. Alberto Carrera Torres y Lic. Guadalupe Mainero Juárez.


 Su espacio entre los grandes tamaulipecos.


El monumento al General marca el principio de una de las avenidas más emblemáticas de nuestra ciudad, la alameda o Francisco I. Madero, llamada también calle 17, remata al sur en nuestro pulmón natural, el tradicional Paseo Pedro J. Méndez, esta zona era residencial de un nivel muy importante por sus construcciones de una arquitectura tradicional de los años cuarentas; ahora el uso de suelo se ha modificado y las añejas familias de estirpe y clase victorense se mudaron a otros sectores residenciales, donde seguramente añoran sus tranquilas tardes de convivencia vecinal, o recuerdan las famosas acequias que nacían de las sacas del Río San Marcos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada