lunes, 23 de noviembre de 2015

TEMPLOS EVANGELICOS



TEMPLO "EL MESÍAS",
DE LA IGLESIA METODISTA DE MÉXICO
PATRIMONIO HISTÓRICO–ARTÍSTICO EDIFICADO DE CD. VICTORIA
 FICHA  SEDUMA   No.  043



El inmueble está ubicado en la esquina de Lauro Aguirre (11) y Av. Allende, N° 637.

Es una institución religiosa de la iglesia metodista de México, "El Mesías, A.R.", formada por personas de diferentes niveles, según su integridad y sinceridad para con Dios, su fundación se debe a la Hna. María de las Nieves Vázquez, (Q.E.P.D.), a partir de 1942, con movimiento pentecostal, colaborando con ella en las predicaciones el Pbro. Antonio Sánchez, en 1945 el Prbo. Eleazar Guerra y Superintendente José Garza Flores, adherida a la Iglesia Metodista de México. En el interior se encuentra una placa:

Templo Memorial. Ordendonk-Osuna.
Construido bajo la administración del
Dr. Obispo Eleazar Guerra;
Presbítero del Dto. José Garza Flores;
Pastor Reverendo Manuel Escamilla,
fechada el 18 de julio de 1948.

Características de su construcción.- Es un edificio muestra de la arquitectura religiosa protestante de mediados del siglo XX, se destaca por su esbelta torre cuadrangular de dos cuerpos, en cuya base se ubica la puerta de acceso, de corte medieval, en el segundo cuerpo tiene ventanas ojivales en cada una de sus caras y remata en pináculos en sus cuatro ángulos. La fachada tiene una amplia ventana gótica y en lo alto una linternilla, rematando en dos aguas, para en seguida apoyarse en un torreón de un solo cuerpo, con una angosta y larga ventana ojival. La figura de las ventanas en ambos lados de la nave del templo, mantienen el mismo diseño. A 66 años de iniciarse su construcción, concluida el día 18 de julio de 1948, este templo memorial ha sido conservado en excelente estado físico.




El material de su construcción utilizado es: ladrillo, con una fachada aplanada, con muros de 0.40 m. de ancho, una cubierta de concreto, en un predio de 19.60 por 8.40 m.  


Los Pastores que han colaborado desde su fundación son, Presbíteros: Antonio Sánchez, José Rivera Acosta, Manuel Escamilla, Horacio Porchini, Pedro Gámez, Antonio Guarneros, Javier López, Daniel Medina, Abraham Rosales, Alda Leal Jiménez, Israel Jiménez, Alejandro Hinojosa Willis,  Gabriel Lozada Valdez, Eduardo Martínez Calderón, Rogelio Liñán Rojo, Jonatán Esparza Zapata, Marco Antonio Domínguez A., Lorenzo Galaviz y Marco Martínez.



TEMPLO “LOS AMIGOS”
PATRIMONIO HISTÓRICO–ARTÍSTICO EDIFICADO DE CD. VICTORIA
FICHA  SEDUMA   No.034.                    FICHA   INAH: 0052

            En el mes de noviembre de 1871, el Sr. Samuel A. Purdie y su esposa la Sra. Gulielma M. Purdie, iniciaron una labor de evangelismo conforme  a la  Iglesia de los Amigos en la Ciudad de Matamoros, Tam., siendo uno de los primeros misioneros que vinieron al país y uno también de aquellos hombres inspirados que volvieron los ojos a una tierra no conocida y que Dios les iba a mostrar, ya que para llegar a estos lugares era necesario vencer  muchas dificultades y para establecer una obra sobre bases permanentes, se necesitaban no sólo  dones  intelectuales y espirituales, sino convicción profunda que Dios les había llamado y les iba a guiar en el desarrollo de su noble obra.


            Tras arduas tareas y una intensa actividad de parte del Sr. Purdie y su esposa, se logró organizar la primera Congregación de “Amigos”, que a fines de 1872 contaba ya con 36 miembros; Igualmente se había iniciado la publicación de “El Ramo de Olivos”, además de folletos religiosos, así como libros de textos para escuela y otros escritos y traducciones que hizo el Sr. Purdie del Inglés. En 1887 el Sr. Pardie, después de una fructífera labor en el Norte de Tamaulipas, viajaron a Cd. Victoria, Tam., con el propósito de establecerse en Tula, Tam., ciudad de progreso económico y social. Antes de tomar una decisión, acudieron al Gobernador del Estado, Ing. Alejandro Prieto Quintero, quien junto con el Maestro matamorense Don Juan B. Tijerina Villarreal, surgió la conveniencia de que se establecieran en esta ciudad. 


            El 1877 fundaron el Colegio “Juárez” y el Instituto “Penn”, ambos en Ciudad Victoria y el Colegio “Hussey” en Matamoros. Esta labor educativa comenzó con los niveles Pre-Primaria y Primaria, pero más tarde ofrecieron también  Instrucción Secundaria, Comercial y Normal, preparando además  Técnicos en Agricultura y Ganadería.


            En 1913 se cerraron los Colegios por dos años, como consecuencia de la Revolución y los maestros por ser extranjeros, tuvieron que regresan a su país de origen,  los Estados Unidos de Norteamérica. Al pasar ese conflicto, los catedráticos  retornaron y se abrieron nuevamente los Colegios, los cuales permanecieron funcionando hasta el año de 1930, cuando fueron  clausurados definitivamente.

            La labor de evangelización en el Estado alcanzó considerables dimensiones. Los misioneros instruyeron  en la Palabra de Dios  a los miembros de la Iglesia y éstos sirvieron como “Obreros Laicos”  en varios campos misioneros  como fueron: Güemes, Xicoténcatl, Gómez Farías, Palmillas, Quintero, Llera y la Congregación Canoas, que llegó a ser Cd. Mante. Estos Siervos de Dios, desde luego fueron objetos de mala voluntad e intolerancia del pueblo católico, que inspirado en su fanatismo ancestral, les negó agua y alimentos a los misioneros evangélicos y piadosos extranjeros, que venían proclamando un mensaje de paz y amor.
1877 Planta de Maestros del instituto Penn Juárez los amigos


            El Templo de la Iglesia Evangélica “Los Amigos”, ubicada en la calle Matamoros entre 10 y 11 inició su construcción en 1902, para quedar concluido en 1905.

            Durante los años 1949 a 1963 los “Obreros Laicos”, Gil Peña, Jacobo y Genaro Guzmán Ruiz  atendieron  los aspectos administrativos y espirituales de la obra en Cd. Victoria, posteriormente por razones de salud ambos tuvieron que retirarse de la misma.

PASTOR GENARO G. RUIZ los amigos

            Esta institución evangélica con presencia grata y honorable en nuestra Capital, próxima a cumplir 140 años, contando entre sus miembros a gran número de victorenses distinguidos en diversas profesiones y oficios, por lo que la creencia en la fe y la hermandad los ha forjado con fuerza y fraternidad.

            Las comunidades religiosas en nuestra sociedad citadina, deben ser las mejores herramientas para multiplicar los valores morales que fomenten la integridad familiar, esto es tratar de enlazar las múltiples inquietudes que necesariamente la vida humana nos brinda congénitamente, más aún, escuchar las orientaciones de los “viejos”, que indiscutiblemente son la voz de la experiencia.
    

            Agradecemos la colaboración de la  Maestra Ema Lilia Vázquez de Iturbe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada