martes, 2 de febrero de 2016

Una Leyenda Viva.
Narración “Marcos de Aguayo”
EDICIÓN NUM. 46

            Ignoro cuantos años tengo, sé que tengo muchos y en todos esos he visto nacer, crecer, llegar y partir a muchas personas que han contribuido a que esta ciudad, sea lo que hoy es “Una ciudad de calidad, de avance y de empuje”.

            Vi brotar mis primeras manifestaciones de vida desde lo más profundo de la tierra, en una hermosa zona de lo que después supe era el Corazón en la Sierra Madre Oriental de Tamaulipas, donde la sabia naturaleza se manifiesta en una forma sumamente exuberante y pródiga, en este paraíso brotaron mis primeros hálitos de vida, crecí grande, muy grande y fuerte, eso me hizo atractivo.

1.- Nacimiento del Río San Marcos.

            Empezaré por narrarles que en un principio acudían a mí, personas todas ellas con las mismas características fenotípicas, vestimentas autóctonas, semi-nómadas y con la franca sonrisa de la libertad: eran razas puras de indios Janambres, y Pisones. Corría el año de 1750, cuando hasta mi llegaron hombres y mujeres de tez blanca, ellos barbados y con atuendos diferentes a los usados por los nativos de aquí, ellas con vestidos y costumbres no comunes, su forma de hablar era diferente, después supe que traían  un idioma llamado español.

            Un día…., estaban frente a mi unos hombres vestidos con ropas obscuras de faldas largas y encapuchados, que los llamaban frailes o religiosos colonizadores, que habían llegado hasta esta región a impartir la religión católica a los nativos oriundos de esta comarca. Era un 7 de octubre de 1750, sonrientes me vieron, me acariciaron y después de platicar entre ellos decidieron darme un nombre y en honor a “Marcos Papa” me bautizaron con el nombre “Marcos” pero como solo me habían puesto nombre yo adopte el apellido de Aguayo, ya que ellos estaban fundando la Villa de Santa María de Aguayo, por lo tanto soy “Marcos de Aguayo”

2.- 1750 Asentamientos indigenas.


            En todos estos años que tengo, mis aguas cristalinas  han dado de beber y alimentado a miles de seres vivos, he regado huertos y hortalizas y hasta norias han salido de mis profundidades, también de mi emergieron acequias que atravesando la villa regaron sembradíos; existe la leyenda de que quien me bebe y disfruta, regresa a seguir bebiendo con avidez, ese sabor ¨sui géneris¨ y adictivo que tengo.

3.- 1750 Don José de Escandón.

            He visto crecer este ¨Corazón de Tamaulipas¨ desde su fundación el 6 de octubre de 1750, llamándose primero: “Villa de Santa María de Aguayo”, al mando de este grupo de conquistadores venía el Corl. Don José de Escandón y Helguera, “Conde de Sierra Gorda”, situándose en el sitio que posteriormente fue llamado “Tamatán”, en mi bocana. Debido a las constantes incursiones y ataques de los indígenas, dueños de esos terruños y por su carácter indómito muy justificado, se vieron obligados a movilizarse, al sitio que actualmente ocupa la Plaza ¨Hidalgo¨ se trasladaron los pobladores escandonianos, que poseían 1.338 bestias caballares de cría, 446 reses, 46 yuntas de bueyes, 5 yuntas de novillos, 8.040 cabezas de ganado menor, 100 mulas, (64 aparejadas) y 23 burros y burras de cría.

4.-La Peñita.

       Lo que les voy a platicar…. no lo vi, pero por referencias me enteré que: cuando Don José de Escandón en su camino de conquista, pacificación y repoblación por toda la Costa del Seno Mexicano: en 1749 fundó Santander Jiménez y a partir de ese día la declaró Capital de la Provincia del Nuevo Santander, ahí edificó su casa que hasta la fecha existe y es conocida como “La Casa del Sol”. Después en 1769 fue en San Carlos Borromeo donde por 2 ocasiones se ubicó la Capital de 1769 a 1811 y de 1817 a 1821. La Villa de Padilla también se convirtió en la Capital de 1821 a 1825, fue entonces cuando algo muy importante sucedió…. en seguida voy a relatarles, espero que cuando lo lean les de tanto gusto como me dio a mí y a todos los victorenses. Lo recuerdo con gran satisfacción sucedió en Villa Padilla, Tam., ya que por ser la Capital en ese entonces era la sede del H. Congreso. El 20 de abril 1825. Se publica el Decreto Número 29, por mandato del Primer Congreso Constituyente del Estado Libre de las Tamaulipas, firmado y sellado por Don Enrique Camilo Suárez, Vicegobernador, donde se  concede a la Villa de Aguayo el título de Ciudad y la categoría de Capital del Estado de las Tamaulipas teniendo por Sede de los Poderes y desde entonces se llamó “Ciudad Victoria” en honor al Primer Presidente de la Nación, Don Guadalupe Victoria.

5.- 1750 José de Escandón en la Colonización.

Desde esa fecha tan importante me he enterado de todo cuanto pasa en este lugar, he conocido personajes ilustres que sobresalieron por sus hazañas

En cuanto a la educación los habitantes tenían hambre de conocimientos, fue entonces el 7 de mayo de 1828 el Gobernador del Estado, Don Lucas Fernández, con mucho acierto estableció en Victoria la primera Escuela Normal de tipo Lancasteriano, para preparar docentes; Dirigiéndola el maestro Ignacio Ribott.

6.- 1750 Primer  Plano de la Fundación de la Villa de Aguayo.
7.- Primer puente de Concreto sobre el Río San Marcos 1936.


Observé la edificación de grandes y pequeñas construcciones, unas suntuosas, otras austeras y muchas humildes, pero todas embellecían mi querida Ciudad Victoria. Para el año de 1888, Victoria tenía cinco casas de “dos plantas”, frente a la plaza de “Armas””.

Corría el año de 1871, aquellos frailes que me bautizaron cumplieron con su propósito y llegaron a popularizar y propagar la fé católica entre todos los nativos, fue entonces un 12 de marzo, cuando la congregación católica llena de júbilo y entusiasmo, reciben al Dr. Ignacio Montes de Oca y Obregón el cual fue nombrado Primer Obispo de la Diócesis de Tamaulipas, con sede en Victoria.

8.- 1844 Primeras edificaciones de la Calle Real.

Las noticias de los periódicos se difundían con facilidad, recuerdo en el año de 1888 me enteré del siguiente aviso: “El día 1° de septiembre del año en curso tendrá lugar la apertura de un Instituto Particular de Instrucción Secundaria”, antecedente del Instituto Científico y Literario del Estado. Fue eentonces que un 10 de septiembre de 1889, el Gobernador del Estado Ing. Alejandro Prieto Quintero aprobó el proyecto y autoriza el funcionamiento del Instituto con carácter particular, designando Director al C. Ing. Luis Puebla y Cuadra. Este plantel fue el antecedente de la Escuela Secundaria Normal y Preparatoria del Estado.


9.- Catedral de Nuestra Señora del Refugio 1910.

No podía creer lo que veía, una enorme máquina de acero que se desplazaba sobre unos rieles, exhalando por una chimenea grandes bocanadas de humo y era accionada por vapor, la tierra vibraba a su paso…. Llegaba a nuestra cuidad la primera locomotora del ferrocarril de la División del Golfo de México llamada “Don Patricio”, que conectaba a Tampico con Monterrey. Iniciándose así la primera etapa de desarrollo regional.

10.- 1890 Puente negro sobre el río San Marcos primera Locomotora.

Con esta oportunidad que me están dando de platicar lo que he visto, les prometo próximamente darles otra narración y vivir la emoción de recorrer paso a paso este “Corazón de Tamaulipas”

Atentamente

Marcos de Aguayo
Leyenda de
MVZ. Gloria Yolanda Cipriano Huerta.

11.- 2010 Rio Sn. Marcos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada