martes, 29 de marzo de 2016

LA SANA DIVERSIÓN EN CD. VICTORIA, TAMAULIPAS

“Pa´l  Baile Vamos”



PRIMERA DE DOS PARTES
                       
                 Cd. Victoria, Tam., es la Capital del Estado, fundada el 6 de octubre de 1750, con el nombre de Villa de Santa María de Aguayo, bajo la advocación de la Purísima Concepción, por Don José de Escandón y Helguera, Conde de Sierra Gorda, durante su segunda campaña del Plan de Población, Pacificación y Colonización de la Costa del Seno Mexicano, luego “Nuevo Santander”, hoy Tamaulipas, ubicada en la zona central de la entidad, abierta al llano por el oriente y rodeada al poniente por la Sierra Madre Oriental, quien la cobija  al atardecer en el corazón de la  misma, conocida nacionalmente como “Ciudad Victoria-Ciudad Amable”, en donde se concentran la actividad bravía y la nobleza del norteño, la alegría y cadencia espiritual de la Huasteca, el folclor y trabajo constante de los costeños, la apacible tranquilidad y el esfuerzo diario del serrano.

1901 Primera Banda de Música del Gobierno del Estado


                 Es una ciudad coqueta con el rojo, naranja, morado y blanco de sus bugambilias y flamboyanes, con una pequeña corriente del Río San Marcos que la cruza de poniente a oriente, donde  surgen las aguas saltarinas en “La Peñita”, que nutre y fortalece las vidas citadinas; o de expresión vital. ¿Cuántos victorenses recordamos la excursiones furtivas para deleitarnos con las refrescantes aguas de “La Peñita”, de hermosas y formativas experiencias.

José Guadalupe y Juan Diego Tercero Farías musicólogos victorenses.


                 Bendita tierra que con más de dos centurias y media, ha sido el conjuro sublime de un numen tamaulipeco, en donde las montañas se asombran, el espíritu canta, nuestros muertos sonríen y el humor alegre se levanta,  para dar paso a la sana diversión que toda humanidad reclama. En sus tardes brillantes de antorcha solar y de noches negro-azules, con fulgores de estrellas cobijando por la luna, los sueños de amor son sus bellas mujeres, de ojazos morunos, de piel almendrada de profundo candor, de orgulloso frenesí que alegran y fortalecen el corazón.

1906 Primer Edificio de la Sociedad Mutualista


                 Son sus hombres y mujeres típicos provincianos, que desde tiernas edades demuestran su  sencillez y nobleza, fuertes pero sentimentales  de una ciudad, amable, segura y hospitalaria.

                 Desde sus inicios la “Villa de Aguayo”, lleva en sí las tradicionales  danzas mestizas, que pronto se convertirán en los rituales del sano esparcimiento a partir de la época revolucionaria, la fisonomía del pueblo rompe con la estrictas reglas “porfirianas”, con el hermetismo de la sociedad de altas estirpes y antiguos linajes, saliendo a disfrutar de la alegría y convivencia social popular, derivándose así la necesidad de abrir espacios para la diversión social.


1907 Costado poniente del Mercado Argüelles y explanada de Bailes Populares

                 En la zona centro del Estado las temperaturas son muy elevadas, por lo cual los lugares y salones de baile son superficies abiertas, con amplia ventilación y solamente los Clubes y Asociaciones más exclusivos, se desenvuelven en áreas cerradas; por ello las terrazas y plazas han sido en el  devenir de estos años, las que han proliferado en forma popular.

1909 Quinteto Hermanos Flores

                 En el primer cuarto del Siglo XX, durante el gobierno del Lic. Portes Gil,  se le dio fuerte impulso a las actividades artísticas, fomentando la música vernácula de Tamaulipas, por medio de los Centros Culturales Obreros y la creación  de la Dirección de Cultura Estética Popular en el Estado, surge entre otros: “Los Trovadores Tamaulipecos”, integrado por Lorenzo Barcelata, Ernesto Cortázar, Antonio García Planes y Alberto Caballero, quienes se convierten en embajadores de nuestra música en el extranjero, vienen enseguida: Agustín Ramírez, Carlos Peña,  Benjamín Peña, la Maestra Sara P. de Camargo, Joel García González y su Sra. Esposa Doña Consuelo Cerda Hinojosa , Isidoro ”Chalolo¨ Sámano, Trío de los Hnos. Peña Vélez, Paco Ordorica y su piano, Profr. Francisco Flores Sánchez y su hermano Alfonso, Gregorio “Goyo” Pérez, Gil Zamora y otros más.


Dr. Francisco Vélez García, apasionado de la música popular

                 Remontándonos a principios de siglo, la sociedad victorense de nivel medio disfrutaban de salas de esparcimiento en los salones “Alianza”, institución que aglutinaba la mutualidad de socios, que se convertían en el más amplio sector; se amenizaba los saraos con pianola y equipo amplificador de sonido; al paso del tiempo, los pequeños grupos de cuerda eran imprescindibles en toda ocasión; hasta los años 60´s, fue un centro social de verdadera importancia. En algunos lugares circunvecinos a la Capital al inicio del siglo XX, la luz eléctrica tenía el horario límite que era hasta las 10:00 de la noche y para indicar que el baile iba a terminar se prendía y apagaba la luz por 3 ocasiones, así los asistentes al baile se prepararan para el 4 apagón en el cual se terminaba la reunión, en otros lugares salía una persona, generalmente un hombre con un mechón encendido, dando la vuelta a la pista indicando que todo  había terminado.

1921 Antiguo Casino de Tamatán.


                 El “Casino Español”, dependiente de la Cámara de Comercio Española, peninsulares radicados en esta ciudad, integrada formalmente en 1893, era el centro social por excelencia de las personas de recursos bonancibles  y en él, se celebraban los acontecimientos más importantes de la época, hasta el primer cuarto del siglo XX; no podemos olvidar a la Plaza Hidalgo en donde además de las serenatas tradicionales, los bailes populares eran el medio más eficaz para iniciar los lazos de amistad de las jóvenes parejas; no faltaba fecha para celebrar en toda ocasión animados festejos, entre otros, la Feria anual, en la antigua Plaza de Armas; todavía en los años 60´s disfrutamos las grandes orquestas de: “Rudy Varela”, “Tony Hernández”, “Nacho Zamora”, “Son Carabalí” y otros, que alrededor del kiosco se disfrutaba alegremente  y que hoy los gratos momentos se agolpan en nuestros recuerdos y memorias con profundo sentimiento.


1925 Plaza Hidalgo Sede de Bailes Populares

                 En los altos del mercado “Argüelles” y en la calle 7 al poniente del mismo, “Don Victorino Hernández y sus muchachos”, eran el alma de las fiestas y actuaron de los años 30´ a los 45´, como base central artística de los bailes populares, alternando con rústicos aparatos de sonido.

1929 Casino Victorense


                 En 1929 se integra la Sociedad Mutualista Victoria, lo que hoy conocemos como Casino Victorense, S.A. de C.V., que agrupa a los socios económicamente más altos de la población; en él, desde entonces y hasta la fecha, se han celebrado importantes eventos y conmemoraciones sociales, con la participación artística de renombrados grupos y orquestas nacionales.

1948 Grupo Carabalí


No podemos olvidar que los bailes de la Colonia Mainero, eran un gran atractivo para las clases populares y desde luego, la Sociedad Mutualista de este importante sector municipal, garantizaba orden y moralidad para toda la familia, con precios módicos, seguridad, muy buen ambiente, además los mejores músicos y cantantes norteños del momento, engalanaban los foros semana a semana; recordamos, como usted, a los grandes bailadores y bellas damas que no perdían una sola pieza musical, que solamente “los panaderos”, interrumpían los elegantes pasos de las parejas que disfrutaban completamente el  ritmo musical.       

1958 Sarita P. de Camargo, Aracely Hernández y Fidel Zepeda Maldonado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada