jueves, 31 de marzo de 2016

NUESTROS MAESTROS EN LA GALERÍA DE HONOR 
(PRIMERA PARTE)

Maestro Arquímedes Caballero Caballero
“Si Volviera A Nacer Volvería A Ser Maestro”

Recibió el galardón (Luis García de Arellano)


Ingresó a la Galería de Honor del Magisterio Tamaulipeco el 15 de mayo de 1995.

Educador y matemático. Nació en Tampico, Tamaulipas el 21 de octubre de 1918, siendo sus padres Arquímedes Caballero Caballero y Santitos Caballero de Caballero, de familias de Santander Jiménez. Realizó estudios profesionales en la Escuela Normal y Preparatoria de Ciudad Victoria, egresó de maestro en 1937. En 1943 obtuvo el Titulo de Maestro de Matemáticas en la Escuela Normal Superior de México.

            Ejerció la docencia con gran profesionalismo y profundo orgullo en escuelas del Puerto de Tampico y la Ciudad de México. De 1937 a 1939 fue adscrito a la Escuela Primaria “Isauro Alfaro” de Tampico y de 1940 a 1941 a la Escuela de “San Bernabé Xicomulco”, Delegación Milpa Alta, Distrito Federal. A partir de 1943, es nombrado Catedrático de Matemáticas en la Escuela Normal Superior de México en donde impartió clases de Geometría analítica y Cálculo Diferencial.

Fachada de la escuela que ostenta su nombre


            De 1956 a 1966 fue catedrático del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio y Director de la Escuela Normal Superior de México. De 1966 a 1970 Jefe de Enseñanza de Educación Secundaria y Asesor Pedagógico de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos.

            Dentro de la Secretaría de Educación Pública ocupó los cargos de Jefe del Departamento de Escuela Secundarias Nocturnas, Director General de Educación Media, Sub Secretario de Educación Básica, Sub Secretario de Educación Media, miembro de la Junta Gobierno del Colegio de Bachilleres y Presidente del Consejo Nacional Técnico de la Educación.

            Es autor de más de 14 libros de Matemáticas, entre los que sobresalen: Geometría Analítica, Tablas Matemáticas y Matemáticas para Escuelas Secundarias, (3 tomos).

            Dictó Conferencias y representó a México en: Chile, Perú, Israel, Francia, Venezuela y Panamá, así como en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, (UNESCO) y la Organización de las Naciones Unidas, (ONU).

            Es recipiendario de múltiples conocimientos en su larga y fructífera carrera educativa, tanto a nivel nacional, como Miembro de Número de la Academia Mexicana de la Educación. En su natal Tamaulipas, se le han otorgado las Medallas: “Luis Puebla y Cuadra” y “Pedro José Méndez”; además de las preseas: ”Maestro Rafael Ramírez”, “Moisés Sáenz” e “Ignacio Manuel Altamirano” que otorga el Gobierno de la República.


Se inscribe su nombre en el Mural de honor del H. Congreso


            La Escuela Secundaria General No. 2 de Ciudad Victoria ostenta con orgullo el nombre de este ilustre tamaulipeco.

            El último cuarto de Siglo XIX, debe recordarse por lo que hace al tiempo, como el lapso durante el cual el Normalismo mexicano, se hace presente en la Historia de la Educación, a partir de la presencia del Pedagogo Enrique C. Rébsamen y la Escuela Normal de Xalapa, empiezan a adquirir renombre las Escuelas Normales de: Colima, México, Saltillo, a finales del Siglo y principios del XX, la Escuela Normal y Preparatoria de Ciudad Victoria, fundada por el    C. Ing. Luis Puebla y Cuadra.

Corresponde al mentor tamaulipeco, Don Arquímedes Caballero Caballero, el innegable mérito de haber llevado el Normalísimo mexicano, a la respetable categoría de una profesión destinada a la formación más completa de los docentes.

            Con él se inicio la responsabilidad de la docencia, misma que conformaron una pléyade de maestros en los que destacan: Rafael Ramírez, Celerino Cano, Moisés Sáenz Corona, Santos Valdez, Ciro González Blackaller, Isidro Castillo, Rosaura Zapata, Miguel Huerta Maldonado y Arqueles Vela, entre otros. Todos estos Maestros dejaron un rico legado editorial, en particular por haber sido autores de libros de texto de las diferentes  disciplinas que atendieron.

            El 31 de mayo de 2004 el H. Congreso del Estado le otorga el máximo galardón de Tamaulipas, medalla “Luis García de Arellano y se devela su fotografía en el recinto.

            A esta élite de ameritados docentes, perteneció el maestro Arquímedes Caballero Caballero, quien falleciera en Zihuatanejo, Guerrero, en diciembre de 2004, en su honor el Gobierno del Estado de Tamaulipas, a través de la Secretaría de Educación y la Sección 30 del SNTE, han puesto de relieve su excepcional calidad humana, el inconmensurable respeto por la dignidad de sus alumnos, la entrega y dedicación al estudio de la pedagogía y su profunda sensibilidad al servicio de la Educación nacional, mediante un merecido homenaje a su memoria.  El homenaje incluyó una Exposición fotográfica sobre su obra educativa, un círculo de conferencias, acciones pedagógicas en las escuelas, la develación de un monumento en bronce con su figura, así como el nombre a una importante avenida en Ciudad Victoria.

Homenaje al Mtro. Arquímedes Caballero Caballero


Maestra Olivia del Refugio Ramírez Pérez
Ingresó a la Galería de Honor del Magisterio el 15 de mayo de 1996


Olivia del Refugio Ramírez

            Jaumave, Tam., en 1893 fue la tierna cuna donde vio la luz primera, Olivia del Refugio, la mujer, la ciudadana, la maestra indomable, que fungió con el látigo de su carácter y de su pensamiento las injusticias, los malos tratos y las aberraciones de que eran objeto el pueblo, en particular los grupos marginados.

            En 1911 terminó su carrera de Maestra de educación primaria elemental, en la Escuela Normal para Señoritas, alumna sobresaliente de su Directora, Profra. Estefanía Castañeda Núñez de Cáceres, abrevó de sus maestros las sabias enseñanzas de Don Lauro Aguirre, de Silverio de J. Zamudio, de Don Juan B. Tijerina y del Ing. Marcelino Castañeda.


1935 Esquela luctuosa de la Mtra. Olivia Ramírez

            Podríamos considerar que fue una mujer pionera de las actividades femeninas, ya que su vida profesional le permitió cumplir su vocación docente y pelear por los derechos de las mujeres.
            Su contacto directo con la necesidades humanas, con el desamparo, con la ignorancia y la marginación, marcaron su destino entregándose a la educación y al conocimiento para pugnar por mejorar las condiciones de vida y su entorno

            En su carrera magisterial se desempeñó Directora de las Escuelas de: Jaumave y Xicoténcatl; más tarde ayudante de la Escuela Anexa a la Normal del Estado.
             En 1917 fue nombrada Directora de la Escuela Leona Vicario de Ciudad Victoria, cargo que desempeñó hasta 1929, realizando una labor fecunda y eficiente, impregnada de gran sentido social y humano.

            La Maestra Olivia fue hija de Don Jacinto Ramírez y Doña Sebastiana Pérez.
            Existen en el Estado varios centros sociales de Capacitaron para la mujer, fundados por ella, que llevan su nombre como homenaje a su memoria.

Para 1928 encontramos a la Maestra Ramírez como Directora Técnica de la Dirección General de Enseñanza, trabajando al lado de la Maestra Magdalena Cárdenas quien era la Directora General, Don José María Mares Secretario y el Profr. Rafael Tejeda que fungía de Jefe de la Sección de Estadísticas. En este desempeño educativo, Doña Olivia dejó una huella imborrable en la Historia de la Educación en Tamaulipas, según lo testifica el Acta Número 12, firmada por Doña Olivia en calidad de Directora Técnica de la Dirección General de Enseñanza, fechada el 10 de octubre de 1928.

Primera mujer dirigente del Partido Socialista Fronterizo


La Maestra Olivia del Refugio Ramírez Pérez fue hija del Profesor Jacinto Ramírez y Doña Sebastiana Pérez, falleció en Tampico en 1935 y sus restos descansan en el Panteón de Ciudad Victoria.

Cuando el Ing. Marte R. Gómez se enteró de esta sensible perdida,  expresó: “Lamento positivamente la muerte de Olivia Ramírez, fue una amiga sincera, una partidaria incansable, una trabajadora que deja un vacío difícil de llenar en el Magisterio Tamaulipeco.

“Que descanse bien, quien bien vivió”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada